Reinstalada la Red Sísmica de Puerto Rico

Desde mediados del mes de julio, la Red Sísmica de Puerto Rico (RSPR), adscrita al Departamento de Geología del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), disfruta de nuevas instalaciones ubicadas en el edificio D, antigua Oficina de Registraduría de este recinto.

Mudar todas las operaciones de la Red Sísimca fue un proceso dificultoso porque estas nunca se detuvieron. Así lo dio a conocer el doctor Víctor A. Huérfano Moreno, director interino e investigador asociado de la RSPR.

Para que no se afectara el servicio, la RSPR desarrolló un sistema completamente paralelo. “Fue una inversión que hizo la Universidad y el Gobierno Central para poder cumplir con el objetivo, pero lo importante es que en ningún momento dejamos de operar”, sostuvo el oceanógrafo físico.

De acuerdo con el director de la Red Sísmica, esta y pasadas administraciones, el Decanato de Administración y el Decanato de Artes y Ciencias jugaron una parte importante en la gestión de relocalizarla al conceder la nueva planta física.

Debido a que fue acreditada, dentro del Sistema Sismológico Nacional de los Estados Unidos, como la agencia en Puerto Rico con la autoridad de monitorear y reportar a las agencias de manejo de emergencias (la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres y la Oficina de Manejo de Emergencias) en caso de una amenaza, la RSPR debe cumplir con los protocolos que establece el Departamento del Interior de los Estados Unidos. Asimismo, su centro de cómputos cumple con protocolos federales.

En estas mismas instalaciones, está co-localizado el Programa Caribeño de Alerta de Tsunamis, de la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA), por lo que la red debe cumplir también con los requisitos del Departamento de Comercio; además porque allí se alojan equipos del Gobierno Federal.

El doctor Huérfano indicó que, “de manera oficial, la red fue designada como punto focal alterno de información de tsunamis”. “Ese trabajo lo venimos haciendo desde que se estableció la Red Sísmica, pero no se había hecho oficial. Ahora hay un oficio formal donde se nombra la Red Sísmica como punto focal de soporte para la Agencia Estatal de Manejo de Emergencias. Eso nos da soporte legal y nos da también responsabilidades adicionales, pero ese es nuestro trabajo”, destacó.

Al formar parte del Advanced National Seismic System (ANSS), también provee información en tiempo real al National Earthquake Information Center (NEIC).

Además de administrar el programa de tsunamis de la Isla, mediante una subvención de la NOAA bajo el Programa Nacional de Mitigación de Peligro de Tsunamis (NTHMP), la RSPR se desempeña como centro educativo. “Como parte de estar en el sistema universitario, también ofrecemos todo lo que hacemos para fines académicos. Que el estudiante pueda tener una experiencia laboral, a la vez que adquiere experiencia académica e investigativa”, indicó Huérfano.

Tanto el doctor Huérfano, como la doctora Elizabeth Vanacore Maher, sismóloga, y el doctor Alberto López Venegas, sismólogo, trabajan en el área de desarrollo de investigación y en la mentoría a estudiantes. La red también ha recibido estudiantes extranjeros para estos fines.

El Programa Educativo de la red coordina, organiza y genera los materiales de muchas de las actividades que ocurren a nivel isla. Aquí, también se coordina el Programa TsunamiReady que ha ayudado a 44 municipios costeros del país a ser reconocidos como TsunamiReady por el Servicio Nacional de Meteorología. Este programa requiere que cada uno de estos municipios cuente con un plan de respuesta, un sistema de señalización y equipos para la recepción y diseminación de los mensajes de tsunamis, como por ejemplo los sistemas EMWIN (Emergency Managers Weather Information Network), que son satelitales.

En cuanto a las nuevas instalaciones de la RSPR, estas fueron diseñadas con el fin de optimizar cada área de la red y, por ende, sus funciones. “La mejora en la organización ha sido definitivamente sustancial. Aquí ya cada área se estableció de forma ordenada y de forma mucho más adecuada. Es una redistribución del espacio mucho más acorde”, señaló el oceanógrafo.

El recibidor de la Red Sísmica contará con una serie de monitores con información y entretenimiento para los visitantes. El área de recepción, por el momento, es coordinada por estudiantes. La red cuenta además con un área administrativa y de almacenaje de documentos, aunque estos están mayormente digitalizados.

El centro de acopio de datos y procesamiento de información funciona 24 horas al día, siete días a la semana, y está compuesto por un conjunto de computadoras y monitores. “El área de análisis y de monitoreo nunca descansa. Aquí es donde se procesa si hay un temblor o si hay algún mensaje de alerta de tsunami; todo se procesa desde aquí”, afirmó Huérfano. Para estos fines, cuentan con un equipo de ocho profesionales a tiempo completo.

Este centro posee dos sistemas: uno se utiliza para los procesamientos automáticos rutinarios, que es el operativo, y otro para el desarrollo de nuevos programas.

Otro componente indispensable de la RSPR es su sistema de comunicación. Recientemente, estrenó un teléfono satelital subvencionado por la NOAA. Según explicó Huérfano, “es un teléfono satelital que se utiliza para comunicación directa con los centros de tsunami, tanto el del Pacífico, el de Alaska, como con el Servicio Nacional de Meteorología en San Juan”.

El sistema de comunicaciones incluye además teléfonos rojos, o ringdowns, que conectan directamente con las oficinas pertinentes, y una línea privada para realizar o recibir llamadas de clientes exclusivos. También disfrutan de un sistema de radio frecuencia con el que los analistas pueden advertir al sistema de emergencias del Estado en caso de detectar alguna amenaza. Otro radio les permite comunicarse con la guardia universitaria.

El área de trabajo de los técnicos “representa una mejora sustancial de lo que teníamos”, destacó Huérfano. Recientemente, este grupo de técnicos, experto en lidiar con antenas e instrumentos sísmicos, estuvo instalando una estación en el Recinto Universitario de Utuado de la Universidad de Puerto Rico (UPR), adicional a las 25 estaciones que la RSPR opera en la Isla, República Dominicana e Islas Vírgenes Americanas y Británicas.

La sala de conferencias próximamente contará, entre otras cosas, con un sistema de videoconferencia. Esta y otras áreas de la red, como lo es el centro de cómputos, gozan de un sistema de seguridad y de control de acceso excepcional.

La cocina, por su parte, “es la parte más familiar y amena de la red”, manifestó el director.

En el exterior, “tenemos un generador que nos permite tener energía por una semana. En adición al centro de cómputos, tiene su soporte eléctrico también”, indicó Huérfano. Un receptor EMWIN les permite recibir mensajes de alerta del Servicio Nacional de Meteorología.

Asimismo, una estación sísmica, diseñada para soportar un evento de gran magnitud, les posibilitaría ofrecer información al gobierno ante algún acontecimiento.

Al momento, coordinan la instalación de un plato satelital, que no han podido trasladar desde las instalaciones previas, para obtener información de los mareógrafos. También gestionan el establecimiento de un área para atender visitas de grupos de estudiantes.

Los planes a largo plazo de la RSPR incluyen mantener la estructura y hacerla verde, porque, como señaló el doctor Huérfano, se consume mucha corriente. “Arriba tenemos espacio para instalar paneles solares”, puntualizó.

El 80 por ciento del financiamiento de la RSPR proviene de fondos externos: del Gobierno Central, la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y el Gobierno Federal. Actualmente, cuenta con más de 30 empleados; entre estos, doce estudiantes, seis a nivel subgraduado y seis a nivel graduado.

El Decanato de Artes y Ciencias agradece a todas las personas y las unidades del RUM por permitir que esto fuera posible, en especial al profesor Lucas N. Avilés Rodríguez, como rector interino y decano de administración, y al doctor Andrés Calderón Colón, (QEPD), como rector interino, y a sus equipos de trabajo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Oficina de la NOAA en la RSPR

“Somos una oficina del Servicio Nacional de Meteorología, un enlace en la Región del Caribe para el programa nacional de tsunamis. Nosotros asistimos a los dos centros de alerta de tsunamis ubicados en Alaska y Hawái, también a la oficina de investigación localizada en Seattle, Washington y al programa nacional con sede en Washington DC”, indicó Christa G. von Hillebrandt-Andrade, gerente del Programa de Alerta de Tsunamis del Caribe del Servicio Nacional de Meteorología de la NOAA.

La oficina también apoya al National Weather Service – Forecast Office, en San Juan, y recibe peticiones de ayuda de otras oficinas en los Estados Unidos.

Su enfoque es trabajar con los Puntos Focales de Alerta de Tsunamis (TWFP) en el Caribe que, en caso de un tsunami, son las agencias encargadas de diseminar las alertas y orientar al público. Puerto Rico tiene tres puntos focales: el primario es la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (AEMEAD) y los alternos son el NWS – San Juan Forecast Office y la Red Sísmica de Puerto Rico.

El Programa de Alerta de Tsunamis del Caribe apoya los dos centros de alerta de tsunamis para que tengan los datos necesarios y puedan emitir los productos sobre los niveles de amenaza. El Caribbean Tsunami Warning Program (CTWP) recopila y actualiza constantemente la información de las estaciones sísmicas, del nivel del mar y de GPS para, según explicó von Hillebrandt-Andrade, mantener el inventario de dichas estaciones y facilitar comunicación con las agencias que las operan.

Además, la oficina trabaja en la implementación del Programa TsunamiReady en Puerto Rico y el proyecto piloto Tsunami Ready para el Caribe y regiones adyacentes. Otra de las actividades con las que el programa asiste es el ejercicio anual de tsunamis, Caribe Wave.

Para la oficina de la NOAA, co-localizada con la RSPR, laboran además otra empleada a tiempo completo, Carolina Hincapié-Cárdenas, y cinco estudiantes voluntarios a tiempo parcial.


Por Cynthia Maldonado Arroyo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s