#ayudarestádemoda

CONCIENCIACIÓN, COMPROMISO Y ACCIÓN
Intercambio entre la Universidad y las comunidades


Si ha transitado bajo el viaducto de Mayagüez algún domingo en la mañana, seguramente ha visto al grupo de personas que se ha dedicado a impulsar la costumbre de ayudar. Durante “Ven a desayunar, yo invito”, estudiantes del RUM, junto a personas de otros sectores de la Universidad y la comunidad en general, brindan alimentos, ropa y tiempo de diversión a aquellas y aquellos más desventajados de esta ciudad, especialmente las personas sin techo. Este tiempo se presta para un intercambio entre comunidades más trascendente al que se percibe a simple vista.

Esta y otras actividades, como Cada día cuenta, Vísteme para mi fiesta, Yo limpio mis calles, Goofy Games para niñas, niños y jóvenes con necesidades especiales y otras en colaboración con organizaciones como Reforestación Colegial y Siempre Vivas, han singularizado a la Asociación Estudiantil de Apoyo a Comunidades (AEAC) que lideran estudiantes colegiales.

La AEAC surgió en el 2013 como recurso para el Instituto Universitario para el Desarrollo de Comunidades (IUDC) que dirige la doctora Luisa Seijo Maldonado, catedrática del Departamento de Ciencias Sociales de nuestro Recinto. La asociación comenzó trabajando en la mentoría de grupos que realizaban Investigación-Acción Participativa (IAP) con el IUDC; desde entonces, ha colaborado con el instituto y en seminarios de capacitación para el desarrollo de comunidades. La asociación continuará al servicio del IUDC “porque de ahí es que surge toda la necesidad de crear este recurso. Ahí atendemos lo que son las necesidades de las comunidades alrededor de todo el país, con 37 grupos que se forman de Investigación-Acción Participativa”, indicó el joven Héctor Torres Zayas, líder de la asociación y estudiante de Ciencias Sociales.

Desde un enfoque multidisciplinario, la AEAC se ha convertido en el espacio donde cualquier estudiante o persona del Recinto, y fuera de este, puede conocer sobre estos procesos e integrarse a la tarea de servir y apoyar a las comunidades más necesitadas y vulnerables del país. De igual manera, sirven de guía para aquellas personas con ideas de apoyo comunitario, pero que no cuentan necesariamente con las vías para llevarlas a cabo.

Más que hacerle un bien momentáneo, la AEAC busca educar a las comunidades para que se produzcan cambios a largo plazo que susciten su desarrollo. Para esto, proveen las herramientas y el conocimiento necesario para que aprendan a identificar y gestionar necesidades futuras, haya o no el apoyo de alguna organización o agencia. Como ocurre en la mayoría de los casos, estas herramientas se van identificando y desarrollando en el trascurso de las intervenciones, siempre teniendo en cuenta que las necesidades de cada comunidad son distintas.

Con cada actividad de capacitación o apoyo, la AEAC ha contagiado a la comunidad universitaria con el deseo de ayudar y con el conocimiento de por qué es relevante hacerlo. Durante los pasados semestres, esta concientización ha suscitado mayor sensibilidad en toda aquella y todo aquel que se ha unido a la misión de transformar a Puerto Rico en un lugar mejor para sus habitantes. Para la asociación, esta ha sido y seguirá siendo una de sus principales metas: extender esta visión en el RUM y a otros recintos y sectores del país.

“Crear conciencia en la universidad ha sido nuestro mejor resultado. Podemos colaborar con las comunidades sin techo, pero si no creamos conciencia en el estudiantado, que son los futuros profesionales del país, no estamos creando nada”, sostuvo Torres Zayas.

Algunas asociaciones y cursos han servido de vía para lograr esto precisamente; ya muchos grupos se han unido para trabajar colectivamente a favor de las comunidades. En el caso de “Ven a desayunar, yo invito”, distintas agrupaciones han comenzado a adoptar la actividad mientras que el equipo de la AEAC les dirige partiendo de sus experiencias con esta comunidad.

Sin lugar a dudas, sus iniciativas han impactado positivamente a las comunidades desventajadas de Mayagüez y otros pueblos de la Isla. Sin embargo, es necesario destacar que la dinámica de sus actividades originan un intercambio entre éstas y los diferentes sectores involucrados en el apoyo; el aprendizaje ocurre en ambas direcciones.

“Nosotros brindamos las experiencias de llevar la teoría del salón al campo para que no sólo se desarrollen ellos, sino que se desarrolle toda persona que interactúe con ellos en el proceso del trabajo”, señaló Torres Zayas.

Para los y las estudiantes líderes de la asociación, la concientización que hemos mencionado antes también ha impactado a la comunidad de personas sin techo en Mayagüez. Son ellos y ellas quienes cada domingo de “Ven a desayunar, yo invito” ayudan en el montaje y los preparativos del compartir; han tomado parte de las responsabilidades y cumplen con ellas voluntariamente. La AEAC considera que, de alguna manera, ha sido un buen ejemplo para esta comunidad; de igual forma, la realidad de aquellos y aquellas que sobreviven cada día a su dura condición de vida ha incrementado su sensibilidad y compromiso como individuos y como asociación.

La joven Kamille A. Pagán Torres, estudiante graduada del Departamento de Ciencias Sociales que presidió la asociación hasta mayo pasado, es testigo de cómo cada miembro del equipo de trabajo de la AEAC se ha comprometido y ha demostrado gran nivel de responsabilidad; el interés de las y los estudiantes por cooperar, para que cada proyecto sea posible y exitoso, ha sido constante. Para la joven líder, los puestos dentro de la asociación cumplen simplemente con un protocolo, ya que todos y todas se han desempeñado arduamente y trabajan con el mismo empeño. Más que una directiva, considera a este grupo una familia.

“Nos ha servido mucho que sea así, para muchísimas cosas; incluso para darle el ejemplo a la gente de que la realidad es que aquí no se busca exaltar a uno, sino todos movernos hacia el punto que queramos llegar, pero todas y todos juntos”, expresó Pagán Torres, destacada por su pasión por servir a otros dentro y fuera de Puerto Rico.

Como hemos señalado, para la AEAC es determinante concientizar e involucrar a más estudiantes, profesionales de la comunidad universitaria y personas de otros sectores en esta iniciativa para que el impacto sea mayor y para que el quehacer comunitario pase a ser cometido del país y de nuestra Universidad, y quién sabe si parte de la mayoría de los currículos académicos.

“Debemos abrirnos a diferentes espacios y no tomar por sentado que como somos de un departamento no podemos hacer x o y cosa. Creo que no debemos dejar que la universidad pase por nosotros, sino nosotros pasar por la universidad. […] Lo que debemos fomentar es la ayuda y que sea genuino ese apoyo a las comunidades porque realmente todos somos parte de ellas. Así, no le dejamos todo el peso al gobierno y tomamos acción nosotros que realmente es lo que quizás nos abra las puertas a un mejor desarrollo”, sostuvo el joven Torres Zayas, que fungirá como presidente de la asociación el próximo año académico.

Su espíritu de servicio y deseo persistente de provocar cambios más allá de los límites de la Universidad conforman la médula de esta asociación. Su filantropía y compromiso social han quedado de manifiesto con cada esfuerzo de ayudar y de educar a las personas para tomar acción en los problemas que afectan a las comunidades de Puerto Rico, porque, como afirman estas y estos líderes comunitarios, cada una de ellas componen nuestro país y es nuestra responsabilidad como ciudadanos y ciudadanas socorrerlas con el conocimiento y las capacidades que poseemos.

Visite su página en Facebook, conozca de estas y próximas actividades y únase a esta moda para que nunca pase.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las fotos fueron suministradas por la AEAC.
Algunas de éstas fueron tomadas por Alexis Vega y Alejandro Avilés.


Por Cynthia Maldonado Arroyo

Un comentario en “#ayudarestádemoda

  1. Hola!! Soy la mamá de Elizmarie, una coameña haciendo la diferencia en Mayagüez!! Mega orgullosa de mi hija y la labor que realiza en esta organización. Le llena de mucha alegría servir y eso me hace muy feliz. Gracias por existir y conciencizar a los jovenes que todos somos hijos se Dios y que podemos ayudar al necesitado, mucho éxito durante este año Escolar 2015-16, bendiciones!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s